En 1971, Chris Burden, en una de sus primeras acciones, Bicycle Piece, traza una línea física sobre la que pedalea en una bicicleta continuamente, estableciendo una conexión entre el interior de la sala de exposición y el espacio exterior. La unión entre lo público y lo privado, en una acción que lleva el arte más allá de la frontera del espacio expositivo.

El proyecto que el artista Pau Figueres presenta en el espacio Lantoki, es el resultado de la experimentación con un dispositivo, esta vez de tres ruedas, convertido en galería de arte móvil (Kubo Beltza), que propone el ambulantismo como guía para expandir los espacios expositivos y llevar el arte contemporáneo más allá de los límites del cubo blanco.

En este primer proyecto de KuBo Beltza, la obra de cuatro artistas, Oier Gil, Urtzi Ibarguen, Niko Iturralde, Francesco Roncaglia ha viajado de Hendaya a Irun y Hondarribia,  con el objetivo generar una obra propiamente transfronteriza, entorno a cuestiones  como el contacto entre el arte contemporáneo y los márgenes de la frontera, la naturaleza fronteriza, la gente y los objetos de la frontera e incluso las fronteras del propio arte.